Rosa García, directora de Rezero
Noticias

Rosa García, directora de Rezero

Rosa García, directora de Rezero

08/03/2019

Rezero es una entidad sin ánimo de lucro que quiere cambiar el modelo de producción y consumo para lograr el residuo cero. Impulsa acciones y políticas transformadoras de prevención de residuos y trabaja en red con los agentes sociales y económicos. Hablamos con Rosa García, directora de Rezero.

¿Cómo ha participado Rezero en la nueva Ley de residuos de las Islas Baleares aprobada a finales de enero? 

Rezero quiere contribuir a lograr una sociedad residuo cero. Esto implica un cambio profundo del modelo productivo y de consumoque difícilmente se podrá lograr sin un nuevo marco normativo que enfatice en la prevención de residuos y en la responsabilidad ampliada del productor. La sobreexplotación de los recursos naturales -Baleares cuenta con el índice más elevado de producción de residuos del Estado -800 kg por habitante y año-, la existencia de unas plantas de gestión colapsadas y el impacto ambiental, económico y social de estos residuos requería de una ley de residuos que, en linea con la que ya establece la Unión Europea, marcara el camino hacia el residuo cero.

En este sentido, nuestra entidad ha trabajado estos últimos años para:

  1. Visualizar el impacto del actual modelo de producción y consumo con acciones de sensibilización, debate y reflexión.
  2. Tejer complicidades con entidades ambientales, sociales y económicas e instituciones para trabajar conjuntamente a favor de una ley pionera y valiente.
  3. Ser proactivos al proponer medidas.

Consideramos que la Ley de Residuos Balear es un gran ejercicio de responsabilidad con el territorio y las generaciones futuraspor parte de todos los actores que han participado, el Gobierno y los grupos parlamentarios. Así mismo, consideramos que los beneficios de esta ley transcienden las islas y que servirá de guía para otros muchos territorios.

¿Cuál es el papel de las empresas y productores en la reducción y prevención de residuos?

Uno de los valores principales de Rezero es el de la responsabilidad compartida. Todos los agentes sociales y económicos tenemos en nuestras manos acabar con la generación insostenible de residuos, pero no todos tenemos el mismo nivel de responsabilidad: empresas y productores tienen que estar al frente de la transformación. En primer lugar, garantizando que todo lo que se ponga en el mercado genere el mínimo residuo posible y sea reparable, reutilizable y al final de su vida útil reciclable o compostable. Esto implica repensar los procesos productivos con criterios de prevención y ecodiseño. Así mismo, el sector tiene que empezar a asumir la responsabilidad ampliada del productor, es decir, a asumir el 100% de los costes económicos de sus productos cuando se convierten en residuos y dejar de externalizar sus impactos ambientales y sociales.

Estos son los consejos de Rezero para prevenir la generación de residuos y plástico:

¿Dónde, cuándo y cómo nació Rezero? 

Rezero nace ahora hace 15 años en Cataluña. En aquel momento se hablaba mucho de “Las 3 Rs”. La primera R, la de la reducción, era simplemente discursiva. Por eso, el Centro de Ecología y Proyectos Alternativos -CEPA- y la Federación de Ecologistas de Cataluña decidieron crear un entidad focalizada en la prevención de residuos y que, además, aglutinara a todos los sectores implicados en la generación de residuos (administraciones, empresas, comercios, universidades y ciudadanía). El trabajo en red es uno de los principios fundamentales de nuestra entidad. Está presente tanto en nuestro Patronato y nuestro Consejo de Participación -donde participan todos nuestros miembros- como en el planteamiento de cada una de nuestras campañas e iniciativas.

¿Desde cuándo trabajáis también en Baleares? 

Hace más de 10 años que Rezero empezó a colaborar con entidades como el GOB, Fundació Deixalles, Amigos de la Tierra y Alcaib en la creación de la que entonces denominamos la Plataforma por la reducción de residuos. Entonces, en el gobierno balear, David Abril de Mes per Mallorca impulsaba una propuesta inicial de Ley de Residuos. Desde la plataforma organizamos una serie de charlas y actividades para visualizar la necesidad de esta ley y de un cambio de modelo en la gestión de residuos a las islas. Ya en esta última legislatura, la plataforma inicial ha evolucionado hacia la Plataforma por un Mar sin Plástico con la incorporación de más entidades ambientales, sociales y económicas y ha intensificado la demanda de este nuevo marco normativo.

¿En que estáis trabajando ahora mismo en Baleares? 

La aprobación de la ley de residuos es un hito importante pero solo es el punto de partida para la transformación de la sociedad hacia el residuo cero. Sabemos que determinados intereses económicos han presionado para reducir la ambición de esta ley y entendemos que su tarea futura pasará para evitar su despliegue. Entidades como Rezero continuaremos trabajando para visualizar la necesidad e idoneidad de esta ley, denunciando las posibles interferencias y siendo proactivos en exigir el desarrollo de las medidas y actuaciones contempladas en la normativa. Entre las diversas actuaciones que desarrollaremos los próximos meses queremos destacar la vertebración del Pacto por la reutilización, un acuerdo de colaboración colectivo (productores, envasadores, distribuidores, puntos de venta, administraciones y sociedad civil) y con el que, solo en los sectores de las bebidas, se podría evitar la generación de 30.000 toneladas de residuos al año.

Test rápido para enamarados

Una lectura: Buena crisis, del filósofo Jordi Pigem.
Una imagen:
sentir la piel salada.
Una especie marina:
la posidonia.
Una organización o persona de referencia: 
Zero Waste Europe.
Una playa: 
Migjorn (Formentera).
Una frase que te defina:
El camino es fácil si se hace queriendo.
Optimista, realista o pesimista? 
Optimista.