Recuperación económica verde y azul
Noticias

Recuperación económica verde y azul

Recuperación económica verde y azul

04/06/2020

Puede resultar difícil pensar en el medio ambiente cuando estamos preocupados por nuestra salud y seguridad económica, pero sigue siendo un hecho que la vida, y nuestra economía y sociedad, dependen en última instancia del mundo natural. La forma en que manejemos esta tensión a corto y largo plazo en los próximos años determinará el éxito o el fracaso de nuestra recuperación de esta crisis.

Las principales instituciones europeas, los ministros de 17 países de la Unión Europea y una alianza de grandes empresas están pidiendo que el estímulo económico sea ambientalmente sostenible. El mensaje es claro: reactivar la economía y garantizar puestos de trabajo, a la vez que descarbonizamos, desplastificamos, descontaminamos agua, tierra y aire, y recuperamos ecosistemas, paisajes, hábitats y especies.

Este será el mayor estímulo económico que veremos en nuestras vidas y, por lo tanto, no podemos permitirnos fracasar. Las instituciones públicas tienen una enorme responsabilidad, junto con el sector privado, que puede utilizar su influencia para asegurar que los estímulos nos impulsen en la dirección correcta hacia la sostenibilidad, en lugar de lo contrario, como ha sucedido a menudo en el pasado. Afortunadamente, estamos hablando de un sector privado que en los años anteriores a la crisis de Covid19 empezó a tomarse la sostenibilidad más en serio y ahora es el momento de demostrarlo. Sin embargo, lamentablemente, en este momento, las acciones necesarias no se corresponden con las palabras.  

El decreto que aprobó el Gobierno Balear es más gris que verde. Relaja los estándares ambientales y estimula el sector de la construcción con la esperanza de que esto compense la caída del turismo. Si bien es incuestionable que la economía de las Islas Baleares depende del turismo y lo seguirá haciendo durante muchos años, este es el momento de mejorar el modelo y moverlo en una nueva dirección

El mar y la costa de las Baleares son esenciales para el bienestar de los ciudadanos y los sectores económicos clave como el turismo, los deportes acuáticos y la pesca. La adecuada conservación de los hábitats marinos y costeros, que son nuestro capital marino, garantizará más beneficios y servicios en el futuro. 

La dirección del viaje y los objetivos que queremos alcanzar son claros: buenos empleos y bienestar en un entorno natural saludable. Lo que a menudo nos falta son las propuestas específicas que nos ayudarán a llegar allí. 

Desde Marilles proponemos cinco acciones estratégicas para que la recuperación económica de las Baleares vaya en la dirección correcta:

  • Limpiar las aguas. Mejoremos de una vez por todas la infraestructura de tratamiento de aguas residuales para que los embarazosos episodios de cierre de playas en temporada alta debido a la contaminación fecal se conviertan en anécdotas del pasado. Sabemos lo que hay que hacer, y hay un plan, pero se ha retrasado debido a los desacuerdos anteriores entre el gobierno central y el regional. Este es el momento de acelerarlo.
  • Llevar la red existente de áreas marinas protegidas a un nuevo nivel. Invertir en la gestión, la vigilancia y el seguimiento permitiría crear nuevos puestos de trabajo y, al mismo tiempo, restaurar los frágiles ecosistemas marinos y construir una infraestructura azul para apoyar la pesca y un turismo más sostenible.
  • Transformar las pesquerías de las Baleares. Tengamos la flota pesquera más sostenible del Mediterráneo. Sustituir las viejas artes de pesca por tecnología de bajo impacto y apoyar al sector para que se diversifique y añada valor a sus productos frescos de alta calidad.
  • Acceso a la naturaleza. Invertir en infraestructuras verdes, restaurando paisajes, senderos y parques en zonas urbanas, rurales y costeras. Esto creará oportunidades de empleo y proporcionará beneficios para la salud.
  • Edificios más eficientes. Es necesario centrarse en el sector de la construcción y luego conseguir que los edificios sean más eficientes desde el punto de vista energético, mejorando el aislamiento e instalando soluciones de ahorro de agua. 

Estos cinco pasos no resolverán todos nuestros problemas, pero sin duda nos ayudarán a poner la recuperación económica sobre una base más sólida. La prosperidad de las Islas Baleares depende de que el mar y el medio ambiente estén en buen estado. El mantenimiento de la infraestructura natural debe ser el centro de nuestra recuperación económica. Sin ello no podemos lograr el modelo de turismo sostenible que todos queremos. Afortunadamente, no empezamos de cero. Las Baleares pueden estar a la vanguardia de una recuperación económica verde (¡y azul!), una luz que ilumine el resto del Mediterráneo.