Víctor Carretero, técnico en medio marino GOB Menorca
Noticias

Víctor Carretero, técnico en medio marino GOB Menorca

Víctor Carretero, técnico en medio marino GOB Menorca

01/12/2020

GOB Menorca es una asociación ecologista sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ayudar a conseguir una economía realmente sostenible, compatibilizando las actividades humanas con los valores ambientales. Hablamos con Víctor Carretero, técnico en medio ambiente marino del GOB Menorca.

¿Cuál es tu trayectoria profesional?

El año 2004 me licencié en Ciencias del Mar en la Fairlight Dickinson University, en Estados Unidos, donde encontré mi primer trabajo como observador pesquero en las islas Aleutianas, en Alaska. Por motivos de visado tuve que volver a Cataluña donde empecé a trabajar en una empresa de medio ambiente. Desde el año 2006 hasta el 2012 trabajé para el CCAMLR (Commission for the Conservation of Antarctic Marine Living Resources) embarcado como observador pesquero en barcos que trabajaban en aguas de la Antártida. Entre embarcamientos participé como voluntario en varios programas de conservación en Perú con leones marinos, y en Costa Rica con tortugas marinas. También trabajé un verano como guía submarino en la Costa Brava. En 2012 empecé a trabajar para una multinacional dedicada a las pinturas antiincrustantes, trabajo que me llevó a vivir en Dinamarca durante dos años. Finalmente, por motivos personales, decidí trasladarme a Menorca en 2016 donde, después de buscar mucho y dedicarme al turismo, en agosto del 2018 empecé a trabajar como técnico en medio marino en el GOB Menorca.

 

Mar de Ross, Antártida.

¿Cuáles son las líneas de trabajo principales de vuestro programa marino?

A pesar de que el GOB Menorca ya había hecho varias actuaciones dirigidas al medio marino en el pasado, no fue hasta 2018 que puso en marcha su programa de medio marino. El programa se centra en 5 líneas principales:

  • Control y mitigación de los efectos de la pesca.
  • Sostenibilidad en la actividad náutica.
  • Problemática de los residuos en el mar.
  • Seguimiento y gestión de las áreas marinas protegidas.
  • Educación ambiental a favor del mar.

Algunas de las actuaciones que han tenido más repercusión son la incorporación al Fondo Posidonia de 200.000€, comprometidos desde 2007 para compensar la construcción del dique de Son Blanc (Ciutadella) que afectó una pradería de posidonia; el compromiso de 67 escuelas, entidades y asociaciones de Menorca a no volver a utilizar vajillas de plástico desechable en sus celebraciones; y la más reciente, la puesta en marcha de un programa de adopción de tramos del litoral de Menorca que ha tenido una increíble respuesta social.

Háblanos más de este programa tan exitoso.

En términos de participación, el programa quería llegar a dinamizar 10 grupos y un total de 100 personas. En poco más de dos meses, el programa cuenta con más de 1.580 participantes repartidos en 92 grupos que han adoptado 103 playas, calas o tramos de litoral. Un dato interesante es que el programa ha atravesado fronteras y se han apuntado participantes de Mallorca y de Cataluña.

El programa de adopción de tramos de litoral de Menorca surge de la necesidad de dar respuesta a gente que se ofrece para cuidar el litoral y también para hacer frente al grave problema de la contaminación marina. El objetivo principal es el de dinamizar grupos que se organicen de manera autónoma e independiente para conocer, cuidar y querer el litoral de Menorca, sin la necesidad de ser convocados periódicamente por una organización.

En mi opinión, el éxito de la convocatoria se debe a varios factores. Por un lado, la gente es más consciente de las problemáticas a las cuales se enfrenta nuestro litoral. La más visible es la contaminación por plásticos. También, el hecho de haber pasado un confinamiento ha provocado que mucha gente valore más el poder pasar tiempo en la naturaleza, que es lo que se propone en esta iniciativa. Otro factor que podría explicar la respuesta social obtenida es la flexibilidad del programa que permite adoptar tramos, no solo playas, escoger las fechas y la asiduidad de las actuaciones, y propone actuar no sólo en la zona de la arena, sino también en el agua.

Los próximos pasos irían encaminados a poder dar respuesta a toda esta masa social que ha demostrado su preocupación por el litoral menorquín. Por eso nos gustaría poder dotar el programa de una buena estructura que permita hacer un seguimiento de las actuaciones, que incentive la participación y que introduzca a los participantes en la ciencia ciudadana.

 

Voluntarios del programa de adopción de playas.

¿Cuáles dirías que son los principales retos del medio marino en Menorca?

Los principales retos que se encuentra el medio marino en Menorca son los de desarrollar una pesquería artesanal fuerte y sostenible; conseguir equilibrar las actividades náuticas con la conservación de los ecosistemas litorales; reducir la contaminación marina; velar para tener unas áreas marinas protegidas fuertes y funcionales; y educar a las nuevas generaciones para que desarrollen una sensibilidad hacia el medio marino.

¿Cuál es tu relación con el mar? ¿Nos cuentas alguna anécdota marina?

Con 10 años fuimos de vacaciones a Cabo de Gata. Por primera vez en mi vida cogí unas gafas (de aquellas que eran un cristal entero ovalado) y unas aletas de mi padre. Cuando me metí en el agua descubrí un mundo totalmente desconocido y fascinante. Desde aquel momento tuve clarísimo que me quería dedicar al mar.

Tengo anécdotas para aburrir, pero lo que me han enseñado todas ellas es que al mar no se le debe tener miedo, pero sí mucho de respeto. En él he tenido las mejores y las peores experiencias de mi vida.

Test rápido para enamarados

Una lectura: El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss.
Una imagen: El mar rompiendo contra las rocas de Favàritx los días de tramuntana.
Una especie marina: Tiburón ballena (Rhincodon typus). Siempre me ha fascinado su majestuosidad y armonía.
Una organización o persona de referencia: No sabe, no contesta...
Una playa: Cala de Biniparratx.
Una frase que te defina: Mejor una palabra: tozudo. Cuando se me mete una cosa entre ceja y ceja, no hay manera de sacármelo de la cabeza.
¿Optimista, realista o pesimista? Depende del día, pero yo diría más bien soñador.