Pep Coll, doctor en Ecología Marina
Noticias

Pep Coll, doctor en Ecología Marina

Pep Coll, doctor en Ecología Marina

29/01/2021

Pep Coll es licenciado en Biología (Zoología) por la Universidad de Barcelona; doctor en Ecología Marina por la UIB; profesor asociado de ecología en la UIB entre 1998 y 2003; y buceador profesional. Actualmente es técnico a la empresa Tragsatec y el responsable del seguimiento de las reservas marinas de Baleares. Después de 20 años estudiando las poblaciones de peces en las reservas marinas de ámbito pesquero y en espacios marinos protegidos, es experto en evaluación del "efecto reserva".

Desde tu niñez, has pasado media vida en el mar. ¿Cuáles son los cambios más grandes que has podido observar en nuestras aguas?

Los cambios más grandes que he visto son: la pérdida de transparencia del agua; la masificación del litoral y de las islas; la pérdida de flota pesquera; y la menor cantidad de peces cartilaginosos en las capturas de los pescadores (pequeños tiburones, rayas, peces torpedo...).

A finales de los años 80, con un grupo de biólogos, empezasteis a pedir el establecimiento de reservas marinas en las Baleares. ¿Cuáles han sido los momentos clave del despliegue de la protección marina en las islas? ¿Se ha logrado aquello que soñabais? 

La protección de Cabrera fue un buen punto de inflexión porque respondió rápidamente en la recuperación de recursos marinos antes deteriorados. Esto lo tomó de ejemplo la Dirección General de Pesca del Gobierno, que apostó por las reservas marinas como herramientas de gestión pesquera. Lo que soñábamos se ha cumplido en un ≈80%. Falta alguna reserva marina en la costa norte de Mallorca y en la costa suroeste de Ibiza. Por otro lado, hay reservas marinas muy grandes que no están plenamente justificadas. Es preferible que sean más pequeñas y mejor elegidas. No se puede banalizar a la hora de utilizar esta figura de gestión.

Nos consta que luchas por la conservación de los recursos marinos y a la vez practicas la pesca submarina. Queremos conservar las poblaciones de peces y también pescar. ¿Cómo se puede mantener el equilibrio de esta balanza?

La educación en casa en el respecto a la naturaleza es fundamental, pero no se puede pedir que todo el mundo la tenga. Por eso es fundamental la intervención de la Administración. Si la pesca submarina fuera la única modalidad de pesca vigente, los peces saldrían del agua de tantos que habría. Pero los espacios que están más al alcance del observador (fondos rocosos a menos de 35 m de profundidad) permanecerían pelados. La pesca submarina es efectiva en un hábitat muy esporádico en la plataforma litoral: los fondos rocosos abruptos. En ningún otro. Ahora mismo para hacer sostenible la pesca submarina faltan vedas (mero, lubina, serviola, corballo) y mayor implicación de los servicios de inspección. Y desvanecer por siempre jamás los campeonatos de pesca sub. No sería justo prohibirla en la mayor parte de las Islas Baleares como actividad recreativa.

No hace falta que nos des el nombre, pero ¿Nos puedes describir cómo es y qué encuentras en el lugar sumergido más encantador, allá donde disfrutas de bucejar por placer?

La isla del Toro (Calvià) y Na Foradada (Parque Nacional de Cabrera). Tienen hábitats muy abruptos, con caídas fuertes de profundidad, muchos escondrijos para los peces y un servicio de cátering que les lleva la comida: las corrientes. Por eso hay tantos, grandes y de tantas especies diferentes.

Test rápido para enamarados

Una lectura: Eh, Petrel, de Julio Villar; y Cartas a un buscador de sí mismo, de H. David Thoreau.
Una imagen: Es Vedrà.
Una especie marina: el mero.
Una organización o persona de referencia: GOB y Jaques Cousteau.
Una playa: Platja de Migjorn (Formentera).
Una frase que te defina: siempre controlando el apasionamiento.
Optimista, realista o pesimista? Optirealista.