Datación de posidonia en Calvià
Noticias

Datación de posidonia en Calvià

Datación de posidonia en Calvià

05/07/2021

Datación de posidonia en Calvià

Con el fin de estimar la edad y la cantidad de carbono almacenado por las praderas de posidonia, el pasado 3 de julio la Fundación Marilles invitó a un equipo de investigadores experimentados –dirigidos por el Dr. Miguel Ángel Mateo del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB) en la Costa Brava– a muestrear dos praderas en la costa de Calviá(en Illetes y en la playa de S'Oratori en Portals Nous). La actividad fue posible gracias al apoyo de TrueWorld que nos prestó la embarcación de energía solar Stenella; así como el apoyo de la Conselleria de Medi Ambient, Puerto Portals y el municipio de Calviá.

Investigaciones anteriores han demostrado que los 550 km2 de praderas de posidonia de las Islas Baleares absorben alrededor del 8 % de las emisiones totales de las Islas. Aunque se ha demostrado que son sumideros vitales de carbono, actualmente no se incluyen en los inventarios nacionales de carbono.

En ambos lugares, los investigadores extrajeron tubos de PVC de 1,5 metros de longitud que contenían la planta y el sedimento. El núcleo de sedimento es como un libro, y cada trozo una página diferente, que nos cuenta la historia a lo largo de los siglos pasados. Los investigadores podrán determinar cuándo aparecieron los primeros contaminantes y cuándo empezaron a acumularse los primeros microplásticos en los sedimentos. También revelan la antigüedad de estos hábitats. Las estimaciones actuales sugieren que las praderas muestreadas tienen más de 1.000 años.

 

El responsable del estudio por parte del CSIC, Miguel Ángel Mateo, trabajando con una muestra. Foto: Jaime Mora.

El carbono que se almacena en los ecosistemas marinos se conoce como carbono azul. Los principales componentes son las plantas marinas, los manglares y las zonas húmedas. Estos ecosistemas secuestran y acumulan gran cantidades de carbono, tanto en las propias plantascomo en los sedimentosbajo ellas. Por ejemplo, más del 95% del carbono de las praderas marinas se almacena en los suelos. Las praderas de Posidonia oceanica son uno de los ecosistemas más eficientes secuestrando carbonoque durante siglos y milenios han ido enterrando en los sedimentos que se acumulan bajo ellas. Proteger estos hábitats evita la salida de todo este carbono al mar y eventualmente a la atmósfera. Por lo tanto, son un aliado imprescindible en la lucha contra el cambio climático.

 

Dos investigadores toman muestras de un núcleo de sedimento en una pradera de posidonia.